Los 7 PECADOS de Atención al Cliente en tu Centro de Estética.

El cliente es la persona más importante de cualquier empresa, eso es obvio.

Lo que no es tan obvio es que la relación del cliente con la empresa no debe reducirse solo a ingresar su dinero a tu caja registradora.

La atención al cliente juega un papel fundamental, y debe ser tomada en cuenta desde la persona que recibe al cliente en tu estudio, las personas en caja, los especialistas y todo aquel que haga vida en tu centro.

Debes saber que casi el 70% de los clientes se pierden por una mala atención.

Así que sí, la atención al cliente puede definir el éxito o el fracaso de tu negocio.

Te contamos siete cosas que debes evitar a toda costa si quieres conservar a ese 70%.

1. No saludar y dar los buenos días cuando llega tu cliente.

Un saludo caluroso es primordial, la bienvenida a tu centro es el paso número uno, cuando un nuevo cliente entra en tu salón desea sentirse bienvenido, cómodo y bien atendido. Y esto, no sólo se limita a responder un "Buenos días", pregúntale como está, si es un cliente recurrente pregúntale cómo le fue con su tratamiento anterior, la idea es que sienta especial.

NOTA: Si puedes llamarle por su nombre, mejor. 

 2. Un mal café te puede hacer perder clientes. 

Una buena cortesía es fundamental en la experiencia de tu cliente, de nada sirve que le ofrezcan un resultado técnico excelente pero que tu café lo envíe directo al baño al salir de tu estudio. 

Seleccionar muy bien tu tipo de cortesía siempre ayuda a que tus clientes o potenciales clientes no pierdan el interés por tu empresa e, incluso, tengan más ganas de comprar tus productos o contratar los servicios que ofreces.

Ya sabes, la diferencia está en los detalles. 

 

3. Utilizar el móvil frente al cliente

Esto más que una distracción para tu trabajo es una falta de respeto, el cliente quiere sentirse atendido y este gesto lo único que hace es insinuar que su visita no es tu prioridad. Usa tu móvil en las horas de descanso, en caso de una emergencia siempre podrán avisar llamando al número de atención al cliente.

 4. No llamar al cliente por su nombre

Esto genera confianza y cercanía de inmediato, eso si, hazlo siempre con respeto, te recomendamos consultar primero si no tiene ningún inconveniente en ser tratado de esta forma. Evita a toda costa caer en el abuso de la confianza y recuerda que a algunos clientes les gustará ser llamados con algunos prefijos como Doña, Don, Sr. o Sra.  

Además, les encantará saber que los recuerdas. Eso los hará sentir parte de tu salón.

5. Falta de amabilidad

Ofrecer un buen servicio ya no es suficiente, los clientes quieren calidad y también amabilidad.

La forma en como hablas y te expresas representa los principios de tu empresa. Cuando eres amable con el cliente, reforzarás tu relación con ellos, y así harás que te elija a ti por encima de cualquier cosa.

Cuando un cliente se fideliza este se convertirá en una especie de embajador de tu marca, y comenzará a recomendarte a su círculo más cercano. Por eso es importante tratar al cliente con amabilidad, no debes ser grosero, frío, apático, ni tratarlo con inferioridad.

"Un verdadero profesional deja los problemas en casa" -Beatriz Hernández · Fundadora de Blink Professional Studios ®

6. Ofrecer el mismo servicio a más de un cliente al mismo tiempo.

Error. No olvides que a todos nos gusta la exclusividad. Trata que este tipo de ofertas sean de forma personalizada, una excelente idea es hacerlo vía whatsapp o por llamada. Recuerda que la exclusividad, el sentirse parte importante y querida de tu negocio lo es todo.

Hacer una oferta asegurando que es "única" y luego hacerla al cliente que está sentado al lado es un gran error.

7. Decir a tus clientes que tienes prisa

Durante todo este artículo te hemos contado sobre lo importante que es hacer que el cliente se sienta especial. ¿Crees que atenderlos a las prisas es una buena idea? 

Dedicamos tiempo a lo que nos importa, justo eso sentirá si no te tomas el tiempo necesario para su tratamiento, además, si agendó una cita es porque estarás 100% disponible durante su visita. 

Si por alguna razón estás cometiendo alguno de estos siete pecados, el proceso y la experiencia del cliente pueden resultar tan poco agradables que es muy posible que no regrese.

Comienza por hacer un análisis de la actitud, el compromiso y la motivación que tiene tu equipo hacia su trabajo, observa si esto se refleja en la calidad de servicio al cliente.

Asegúrate que nadie en tu negocio tenga actitudes propias de la apatía, inflexibilidad, frialdad, desaire, robotismo, evasivas, o aires de superioridad.

TIP PRO: La mejor manera de evitar esto es pensar: "si tu fueras un cliente, qué tendría que hacer una empresa para que tú formes parte de ella"

Si quieres más consejos para hacer crecer tu negocio no dejes de seguir a nuestra fundadora en @Beatriz.Professional